Dos familias burguesas de la Italia del siglo XVIII preparan             su magnífico veraneo. Los criados no dan a basto, todo es hacer y deshacer, un ajetreo de baúles, maletas y recados. Al fin todo está preparado para la partida. Las dos familias viajarán juntos. Sus hijos están enamorados. Pero algo tan trivial como la falta de un vestido inicia el cambio de planes, si a esto unimos los celos, las dudas y los enfados, ya está servido el enredo.